Naoto Matsumara es la única persona viva que queda en el pueblo de Tomioka (Japón). Esta es una de las tantas poblaciones en las que las personas migraron luego de las consecuencias que produjo y se prevé que produzca el accidente nuclear ocurrido el año pasado en distintos puntos del país.
Matsumara vive en una soledad de 20 kilómetros aproximadamente. Se negó a salir de la zona donde cuida a todos los animales, que como él, quedaron.
Todo esto es contado en un corto video realizado por Glen Miller para el diario británico The Telegraph.

Fukushima: Alone in a Nuclear Zone

Publicado por pabludu (@pabludu)