Muchas veces el deseo de curiosear en la vida de nuestros amigos del otro lado de la puerta nos hace imaginar historias, situaciones, en las que estos personajes que vemos casi todos los días adquieren características que seguramente no tienen, pero en sí, se las otorgamos para hacer más interesantes esas vidas.
La artista Amy Bennett (Portland, Maine, 1977) captó de una manera bien particular estas historias. Primero construyo un mundo miniatura, donde le daba personalidad a cada casa, a cada personaje, y luego los plasmó en óleo, exhibiéndolos finalmente en una serie de pinturas llamadas Neighbors.
Cada pintura permite al espectador abrir varías visiones de lo que en realidad sucede en estas situaciones.
Los invitamos a conocer más del trabajo de Bennett y otros trabajos que viene realizando, no tiene desperdicio.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Publicado por pabludu (@pabludu)