Al contrario de lo que mucha gente piensa, Samuel L. Jackson no inició su carrera con la personificación del asesino a sueldo Jules Winnfield en Pulp Fiction. Supongo se tendrá esta referencia debido a que fue la primera (y única) actuación por la que ha sido nominado el actor afroamericano.
Realmente Jackson ya había sido reconocido como el junkie Gator Purify en la cinta de 1991 Jungle Fever de Spike Lee. Esta significo la segunda aparición del actor en una película del director neoyorkino. Jackson encarna a un adicto que busca dinero de cualquier forma posible, todo esto junto a su novia, la desconocida Halle Berry.
La actuación fue una especie de catarsis para el actor ya que en esos momentos estaba luchando con su recuperación a la adicción. Su personificación es perfecta, en verdad lo es, sirvió de consagrarlo como un actor de gran carácter y de lograr que su papel se convirtiera en una referencia a futuras cintas donde salgan junkies, como en la actuación de Christian Bale en The Fighter.
Uno de los datos más interesantes acerca de las repercusiones de su rol es que en los premios Cannes del año 91, se creó una mención especial para premiarlo. Se le otorgó el premio a Mejor Actor Secundario, y luego de esto no se ha abierto nuevamente esta categoría.
Después de esta cinta y de Pulp Fiction el actor se ha repetido una y otra vez, siendo agotador y lamentable ver como una carrera que parecía tan brillante se vaya extinguiendo en cintas como Snakes on a Plane.
Por lo menos quedan estas referencias que no hacen olvidar que alguna vez si tuvo el valor de saber escoger bien los papeles.

En el papel de Gator

El último baile de Gator

Publicado por pabludu