La comunidad del vaticano ya perdió hace mucho tiempo la batalla contra el ser de los cachitos y el tenedor gigante. Ahora sólo podemos confiar en una institución que nos protegerá y librara de todo mal: Nicolas Cage.
Al parecer el actor, que alguna vez y por error de la Academia, ganó un premio Óscar, se ha dedicado con toda la fidelidad y constancia a luchar contra el demonio en sus distintas versiones (sea que mande a sus enviados, a mujeres diabólicas, al alcohol (si eres medio religioso seguro crees que el alcohol es una especie de representación del demonio).
Generalmente las personas se burlan y critican demasiado a Cage, por que repite sus mismos roles, actuaciones, etc. No saben que no es un rol, es él, Nicolas Cage, luchando contra las fuerzas del tenedor de satanás.
Más bien deberíamos estar agradecidos con alguien que haya tomado tal responsabilidad. Le debemos mucho a Cage, tal vez en algún momento se realice una iglesia en su nombre, sólo si el tiempo es justo.

Nicolas Cage contra un enviado del diablo (en carro)

Nicolas Cage contra otro enviado del diablo (en motocicleta)

Nicolas Cage contra mujeres diabolicas

Nicolas Cage contra el diablo (alcohol)

Publicado por pabludu