No vamos a hablar de la carrera solista de Beck Hansen en este post, para eso requeriríamos varios días y paciencia para volver en los pasos de uno de los mejores intérpretes de las últimas décadas.
Simplemente hoy comentaremos acerca de la labor del cantante como compositor de bandas sonoras. No contamos aquellas películas o series de televisión que usan canciones que ya salen en sus discos, sino las creaciones que él hace particularmente para algunas obras audiovisuales.
Ya se ha destacado como un gran compositor desde que comenzó con la cinta de Danny Boyle (Life Less Ordinary) con una simple canción y un buen video realizado por Michael Gondry. Luego fue realizando apariciones en una que otra película, hasta que compuso gran parte del score de la película Nacho Libre.
Ya con ese respaldo compone el año pasado otra serie de canciones para la película Scott Pilgrim vs. the World junto a Nigel Goodrich.
Tendrá una que otra elección extraña, como en la banda sonora de Charlie’s Angels: Full Throttle, Eclipse o True blood, pero realmente ha tenido más aciertos que desaciertos.
Estamos seguros de que alcanzará estar a la par de los grandes compositores de bandas sonoras que ya hemos comentado anterioremente, hasta el momento no sólo es creador de su música, sino también un productor muy solicitado por otros artistas.

Deadweight

Everybody’s Got to Learn Sometime

Ramona

Ramona (Acoustic)

Beck and Bat For Lashes – Let’s Get Lost (Twilight – Eclipse)

Feel Good Time

Holy Man

There Is No Place In This World For Me

Bad Blood

Publicado por pabludu