Pues sí, esa debe de ser una de las frases que más se ha repetido en esta década.
Este ser australiano ha dado mucho de que hablar, y realmente no son cosas positivas. Desde La Pasión de Cristo, sus detenciones policiales, y la más reciente grabación que su ex esposa realizó, nos hace pensar en una estrella que cae estrepitosamente pero siempre busca la manera de alzarse y caer de nuevo.
Ahora viene con una película que al parecer busca eso, dignificarlo.
De la mano de su amiga Jodie Foster (que dirige y actúa en la película), encarna a un hombre que pasa por un divorcio y otros sucesos negativos, que al final lo llevan a encontrar una nueva vida en su mano derecha.
¿No tiene sentido verdad?, pues vean el trailer y igual seguirá sin sentido alguno

The Beaver

Publicado por pabludu